FRANCISCO "PACHO" MATURANA

DIRECTOR TECNICO COLOMBIANO

FRANCISCO "PACHO" MATURANA

Nacimiento: 15 de febrero de 1949.
Lugar: Quibdó, Chocó.
Edad: 52 años.
Profesión: Odontólogo y técnico de fútbol.
Estatura: 1.81 metros.

Peso: 85 kilos.
Estado civil: Casado
(cuatro hijos: Pablo Marcelo, Sebastián, Daniela y Daniel).

Radiografía de Francisco Maturana

Esta nota sobre Francisco Maturana fue escrita por el periodista Fabio Poveda Marquez en Noviembre de 1988 en el Heraldo Deportivo, cuando Maturana no habia ganado absolutamente nada. Vale la pena leer esta gran articulo.

¿Cuál ha sido el mayor merito de Francisco Maturana?¿Ha sido solo suerte, por haber llegado al fútbol colombiano en un momento de gran producción?. ¿O es ciertamente este hombre un gran técnico, capaz de crear una revolución en nuestro medio?

Primero que todo digamos que Maturana no ha inventado nada. No ha creado un sistema nuevo, no ha implantado tácticas, nada de eso. Pero él tiene todo lo que un director técnico debiera tener. Veamos :

1. Fe en lo nuestro. Entendió que se podía hacer un equipo grande con jugadores colombianos. Rechazo a los extranjeros, aun a los preparadores físicos y los ayudantes de campo. Todo el mundo en Atlético Nacional es colombiano.

2. Para hacer este equipo, no pidió que le contrataran las máximas estrellas de nuestro balompié. No necesito ni de Redin, ni de Pibe Valderrama, ni de Iguaran. Presentada la oportunidad de comprar a Luis Carlos Perea, Leonel Alvarez y Gildardo Gómez, los pidió. Fue la única gran inversión que hizo Nacional: 150 millones de pesos. Esos mismos jugadores habían sido rechazados por el Junior y por una cifra mucho más pequeña: 70 millones de pesos. Junior dereció hasta 45 millones. ¿Cuánto vale hoy Leonel Alvarez?

3. Otra de las virtudes que tiene Maturana es su gesto por el fútbol bien jugado. Su apego por la pelota en el piso, por el toque, por el fútbol deensivo. En ese equipo no hay jugadores sin técnica, los que son algo rudos, Perea, Chicho, Leonel, saben con la pelota. Leonel, por ejemplo, es un jugador de todo el campo. Y Perea nunca va al jugador, va a la pelota, sabe jugar.

4. Maturana tiene personalidad. No se deja manejar de nadie. Al primer conflicto que tuvo con la Federación y León Londoño, dijo: "Me voy, si no me ponen todos los jugadores en Medellín en determinada fecha, renuncio". Esa personalidad no le quita amabilidad, ni le impide ser un hombre accesible. Sabe dialogar y escuchar. No es autoritario.

5. Es un hombre comunicativo. Habla con los jugadores. Es como ellos, pero sin dejar a un lado su autoridad. Dice las cosas de frente. Los jugadores le llaman "Pacho", no "Prdeesor Maturana". Por algo es un profesional, es odontólogo. Así, su cultura es superior a la del 95 por ciento de los directores técnicos.

6. Es un hombre equilibrado. Comparando las ultimas escuelas de que se habla en el fútbol sudamericano, no pertenece cerradamente ni a la "escuela Menotti", ni a la "escuela Bilardo". Cree en el fútbol abierto, es cierto. Respeta al publico y quiere derecerle lo mejor. Jamás balones a la tribuna, fouls, violencia. Jamás los once hombres defendiendo. Sabe que en el fútbol se acabaron los jugadores burgueses. Todos tienen que trabajar por recuperar la pelota, aun los llamados estrellas. Pero a diferencia de Menotti, tiene en cuenta al adversario. Lo analiza y toma precauciones. Recuerdo que cuando pidió al barranquillero Héctor Cortina, el año pasado, dio esta razón: "Nuestra pelea será contra el América y tengo que pensar como anular a Gareca en el juego aéreo". Cree en el Betamax. "¿Por qué voy a rechazar esta ventaja que me derece la era moderna?", dice.

7. Para el solo cuenta el trabajo. No cuentan loa agüeros. Ninguna importancia le da a las cábalas. Nada de ponerse la misma camisa porque con ella se esta ganando, o de rechazar determinada persona porque lo considera de mala suerte. Tampoco se hace acompañar, como Bilardo, de los de buena suerte. Los partidos se pierden o se ganan en la cancha. No con determinada camisa, o determinados zapatos.

8. Es un estudioso. Sabe que el universo del fútbol es amplio, ilimitado. Y no pierde ocasión para acumular experiencias y conocimientos. Por eso, cuando terminó la agotadora gira por Europa de la Selección Colombia, el se fue, primero a España y luego a Alemania. Quiso ver la Eurocopa. Afirmar tesis, adoptar nuevos sistemas de trabajo, aprender. Él sabe que es joven y que apenas esta empezando en su trabajo de estratega.

9. No le obsesiona tanto el presente como el futuro. Por eso rechazo de entrada la posibilidad de recibir en la selección jugadores nacionalizados. Le propusieron la nacionalización de Falcioni y la rechazo. Le propusieron la posibilidad de traer a Navarro Montoya y dijo rotundamente que no. Le hablaron de Bataglia y también dijo no. "Ese es un fútbol prestado, no es nuestro fútbol", dijo. Entonces le dio la continuidad a Rene Higuita. Creyó en él. "Vamos a trabajarlo. Vamos a darle, con el trabajo, la experiencia que le hace falta", expreso. Y con Hernán "Bolillo" Gome4z y Diego Barragán, trabajo arduamente con Higuita. Le perdono sus errores. No se desesperó. Y lo puso a jugar de acuerdo al sistema del equipo. Lo convirtió en el verdadero libero del conjunto. No lo maniato, y aunque para muchos, Higuita es un loco, él lo considera un hombre fundamental para su equipo y para la Selección.

Y no se crea que Maturana le deja hacer a Higuita todo cuando le venga en gana. No hace poco, como lo observo un poco acelerado, lo sentó en un partido. Puso a jugar a Córdoba, el arquero de la Selección Juvenil. " Mi equipo sufrió mucho, porque le tiene una fe bárbara a Rene, pero tenia que darle una lección, decirle que el no estaba solo en el puesto", explica Maturana.

Otro caso para observar es el de Andrés Escobar. Quito del puesto a Norberto Molina, quien venia de ser capitán de la Selección en la Copa América y le dio el puesto de titular a Andrés Escobar. El resultado de esa confianza fue fabuloso. Andrés no solo se afianzo en la titular, sino que llego a la Selección Colombia.

10 Maturana no es conformista. Es exigente. Después de aquella diciente victoria en Helsinki sobre la Selección de Finlandia, por tres goles a uno, él espero a sus jugadores y en lugar de felicitarlos, les digo: "Ganamos, es cierto, pero yo no estoy contento. Hemos jugado el peor partido de la gira". Y eso que el final del encuentro había sido esplendoroso, con el toque maravilloso de los colombianos ante unos sorprendidos y asombrados europeos.

No es un técnico mentiroso. No dice "jugamos bien", cuando se ha jugado mal. No culpa a los árbitros de las malas presentaciones de su equipo. Es respetuoso con la máxima autoridad del campo. Y exige a sus jugadores el mismo respeto para con el arbitro.

11 Tiene las puertas abiertas para el periodismo. No es un técnico misterioso. Nada de entrenamientos a escondidas, nada de polémicas inútiles, nada de respuestas grosera. Maturana es un hombre que cree en la comunicación. En la unión de esfuerzos. Le da la importancia que la prensa merece. Y esta presto a las entrevistas, sin que le disgusten las preguntas. Y a sus jugadores también les inculca un prdeundo respeto por el periodismo.

12 Consulta a sus jugadores para tomar algunas decisiones. Por ejemplo, para elegir la sede de las eliminatorias para el próximo campeonato mundial, hablo con sus jugadores. Les pregunto: ¿Cuál es la ciudad y la cancha donde se sienten mejor? Hay estas posibilidades: que ciudad les gustaria?". Y así fue elegida Barranquilla.

Pero eso no convierte a Maturana en un hombre que le dé rienda suelta a la indisciplina. Yo estuve con la Selección durante quince días por Europa y puedo decir que no hubo un solo detalle que manchara esa disciplina. Los jugadores siempre bien presentados, puntuales para bajar al comedor, o para llegar al bus. Y dispuestos siempre al trabajo sin protestar. Al llegar a Escocia, sin haber dormido durante toda la travesía del Océano, se les hablo sobre la importancia de permanecer despiertos, a fin de adaptarse rápidamente al nuevo horario. Muertos de sueño, se mantuvieron todos despiertos. Y fueron a entrenar aquella misma tarde, con una alegría inmensa.

Este es a grandes rasgos, Francisco Maturana. El técnico que yo conozco. El ser humano que también he podido conocer. Seguramente no es un análisis amplio, pues se necesitaría de mayor espacio. Pero es una semblanza.

Los Logros de Maturana

Campeón del fútbol colombiano con Nacional en 1973 y 1976.
Subcampeón con el Tolima en 1982.
Subcampeón con Nacional en 1988.
Campeón con Atlético Nacional de la Copa Libertadores en 1989.
Subcampeón de la Copa Intercontinental de fútbol. Perdió 1-0 ante el Milán de Italia en 1989.
Clasificó al seleccionado colombiano al mundial de Italia 1990.
Campeón con América de Cali, en 1992.
Clasificó a la Selección Colombia al mundial de Francia 1998.
Tercero en la Copa América de 1987.
Elegido como el mejor entrenador de Suramérica por el Diario El País de Montevideo, Uruguay, en 1993.
Campeón con Colombia de la Copa América-2001

Franciso Maturana

El odontólogo, quien fue artífice de una época de grata recordación para el fútbol colombiano al haber llevado a la selección a tres mundiales consecutivos (la selección del Bolillo fue herencia de Maturana), llega a reemplazar a Luis Augusto "Chiqui" García en el banco de la selección, acompañado por el preparador físico Alejandro Riccino y el entrenador de arqueros Pedro Antonio Zape. Se dice que el técnico Luis Fernando Suárez sería su asistente técnico y Héctor Fabio Cruz el médico.

Maturana regresa a la selección por tercera vez, luego de haberle cedido el puesto a su ex asistente y colega Hernán Darío Gómez, quien fue sucedido luego por Javier Alvarez y éste, tras el 9-0 de Brasil, por el técnico que ahora reemplaza.

Maturana tomó las riendas de la selección en 1987 mientras continuaba al frente del Atlético Nacional, equipo con el que le dio a Colombia el primer y único título de la historia en la Copa Libertadores de América.

Clasificó a Colombia para el mundial de Italia 90 -tras duro repechaje con Israel- donde se empezó a forjar la "leyenda" del estilo Maturana, particularmente después del inolvidable 1-1 contra la potencia alemana. Se cotizó entonces en Europa, donde sonó para ir a clubes que incluyeron desde el Milán hasta el Real Madrid, pero terminó en el Valladolid, donde resultó un estruendoso fracaso que incluyó el ingrato paso de Carlos Valderrama por el fútbol espan'ol. Mientras tanto el Chiqui García llevaba a la selección Colombia al tercer puesto en la Copa América.

LLegó a la cúspide de su reconocimiento internacional en septiembre de 1993 con el 5-0 de Colombia a Argentina en el Monumental de Nún'ez, y desde entonces la selección empezó a caer en picada. Colombia salió por la puerta de atrás de USA 94 tras haber sido incluido entre los favoritos inclusive hasta del Rey Pelé, en medio de escándalos por amenazas y pugnas internas. Se tocó fondo -moral y deportivo- con el vil asesinato de Andrés Escobar, y para Francia 98 salieron a relucir las roscas internas, las peleas, y el conjunto se disgregó.

Bolillo Gómez fracasó también en Francia como había pasado cuatro años antes, y pasado el cuarto de hora de las estrellas de la era Maturana -Pibe Valderrama, Higuita, Leonel Álvarez, Freddy Rincón y Faustino Asprilla-, el nivel competitivo de la selección retrocedió ostensiblemente. Para la muestra, el equipo sin ideas ni personalidad que no clasificó en la eliminatoria a Japón Corea 2002.

La trayectoria de Maturana tras el "boom" con la selección Colombia del Pibe y compan'ía deja mucho que desear. A nivel de clubes fracasó en España no sólo con el Valladolid, sino también con el Atlético de Madrid. En Colombia, decisión de la cual ha reconocido arrepentirse, tuvo un negro paso por Millonarios. Y a nivel de selecciones nacionales aún están los recuerdos de su triste paso manejando los combinados de Costa Rica y Perú.

 

Site Meter ColombiaLink.com © 1998-2010 All Rights Reserved / Pauta / Contáctanos / Usuarios En Línea: